Perros

¿Por qué mi braco de Weimar me sigue a todas partes?

Dejar un comentario